Trabajadores siguen en paro exigiendo terminar con millonario bono a jefe de salud.

Chile Noticias centrales Salud y Medio Ambiente
Download PDF

 

Este viernes 25 de octubre, los gremios 1 y 2 de la salud paillaquina iniciaron un paro exigiendo que los bonos sean repartidos por partes iguales, terminando de esta forma con la asignación anual de 6 millones de pesos que la alcaldesa Ramona Reyes quería dar al Jefe de Salud, Cesar Durán.

La decisión se tomó la tarde de este jueves. Los trabajadores manifestaron su indignación con el manejo discrecional de los bonos que se iban a entregar “a dedo” por parte del Gobierno Comunal de Paillaco.

“Ante la realidad nacional los funcionarios de la salud piden exigimos que se empieze por casa el criterio de la justicia laboral. Esperamos que los concejales nos entiendan, nos apoyen y eviten que solo a algunos se les den bonos por desempeño”, manifestó una funcionaria del Cesfam.

CLAVES PARA ENTENDER ESTE PARO LOCAL

1.- Millonario bono a jefe de salud: Este año la alcaldesa Ramoma Reyes propuso pagar a través del artículo 45 un bono de 500 mil pesos mensuales al jefe de salud, César Duran, quien ya recibe una de las remuneraciones más altas del sistema local. El funcionario es cuestionado y resistido por los trabajadores.

2.- El grado que se esfumó: Los funcionarios de la salud paillaquina el año 2017, negociaron con Cesar Durán  no sumarse al llamado de paro que realizó la CONFUSAM a cambio de mejoras laborales.  Han pasado 2 años y las autoridades no han cumplido.

3.– «Tienen pega por este pechito«:  En la última cena de los trabajadores de la salud la alcaldesa Ramona Reyes les recordó a los asistentes que estaba trabajando gracias a ella, usando la frase «tiene pega por este pechito», lo que provocó un sentimiento de humillación en los trabajadores.

4.- Gestión clínica deficiente:  La incapacidad de gestionar clínicamente el Cesfam de Paillaco ha traído un costo enorme a la imagen de dicho centro asistencial. Adultos mayores recitados hasta cinco veces, medicamentos intermitentes, exceso de reuniones, falta de profesionales y médicos tienen a la comunidad disgustada.

Print Friendly, PDF & Email