Segundo juicio oral: Condenan a corredor de propiedades por 5 estafas en Valdivia

Download PDF

El fiscal Juan Pablo Lebedina acreditó que Pedro Torres Cárdenas

convencía a víctimas que pasaban por apuros económicos de que le

transfirieran sus propiedades temporalmente, prometiéndoles

gestionarles créditos bancarios para que pagaran sus deudas, pero luego

se apropiaba de los inmuebles. En el primer juicio, que fue anulado, fue

condenado a 5 años y un día de presidio. Ahora la Fiscalía pide una pena

de 7 años.

La Fiscalía Local de Valdivia acreditó en un segundo juicio oral que un hombre de

61 años dedicado al corretaje de propiedades y a prestar asesorías financieras, es

responsable de cinco delitos de estafa que afectaron a igual número de familias en

esta ciudad, además de dos delitos de usura.

En el primer juicio oral, que se efectuó en diciembre del año pasado y que

luego fue anulado por la Corte de Apelaciones de Valdivia, la segunda sala del

Juzgado de Garantía de esta ciudad había condenado al acusado Pedro Bernardo

Torres Cárdenas a cumplir una pena de 5 años y un día de presidio por las estafas y a

otra pena de 61 días de presidio por un delito de usura.

Durante el nuevo juicio oral, que esta vez se efectuó en la primera sala del

Tribunal Oral en lo Penal de Valdivia, el fiscal Juan Pablo Lebedina acreditó la

responsabilidad del acusado en estos delitos, a través de la presentación de pruebas

documentales y periciales, además de las declaraciones de las víctimas y de testigos.

El fiscal Lebedina explicó en el juicio que el acusado actuaba en la comisión

de los delitos con una clara línea operativa. Ubicaba a personas con dificultades

económicas y que estuvieran enfrentando embargos con determinados acreedores,

les prestaba dinero y luego las convencía de que le traspasaran las propiedades para

evitar el remate.

Agregó que el acusado les prometía que una vez que los inmuebles estuvieran

a su nombre, solicitaría préstamos bancarios para entregárselos a las víctimas, cobrar

sus honorarios y vender estas propiedades al mejor precio de mercado. Sin embargo,

los traspasos de las propiedades a nombre del acusado se hacían a través de una

venta ficticia y por un valor de avalúo fiscal muy inferior al valor comercial.

“Luego de que él recibía estas propiedades de las víctimas, procedía a

venderlas o a disponer de ellas desconociendo los acuerdos y apropiándoselas. En

algunos casos las hipotecó para garantizar deudas personales que mantenía con

bancos”, precisó el fiscal del Ministerio Público.

Por los 5 delitos de estafa, el fiscal Juan Pablo Lebedina solicitó al tribunal

que condene a Pedro Torres a cumplir una pena de 7 años de presidio y al pago de

una multa de 30 Unidades Tributarias Mensuales, en tanto que por los delitos de

usura pidió que se le condene a dos penas de 200 días de presidio.

El segundo veredicto condenatorio contra Pedro Torres Cárdenas fue dictado

por los jueces Ricardo Aravena, Alicia Faúndez y Daniel Mercado, quienes

comunicarán a las 15:30 horas del próximo jueves 2 de junio las penas que deberá

cumplir el acusado.

VÍCTIMAS

Luego del juicio, las cinco víctimas de estos hechos se manifestaron conformes con

el veredicto condenatorio obtenido por la Fiscalía y los querellantes para el autor de

las estafas.

José Trench, hijo de una de las víctimas, explicó que su padre perdió el

supermercado Tahiti, uno de los más antiguos de Valdivia, producto de esta estafa.

“El supermercado está avaluado en alrededor de $300 millones y cuando me di

cuenta de esta estafa inmediatamente me acerqué a la Fiscalía. Como había más

víctimas, con estas denuncias logramos parar futuras estafas que esta persona podía

cometer. Fueron años muy duros, pero ahora estamos felices y agradecidos del

trabajo del fiscal Juan Pablo Lebedina”, precisó.

Otro de los afectados, Regulo Burgos, quien producto de esta estafa tiene su

casa con dos hipotecas, una por $165 millones y otra por $65 millones, señaló que

“fue importante en este nuevo juicio el apoyo del fiscal, que ha estado muy presente

y preocupado. Eso da mucha tranquilidad”.

Print Friendly, PDF & Email