Proponen mejorar la calidad de los medicamentos que se entregan a miles de adultos mayores analfabetos y enfermos crónicos

Download PDF

Un grupo de profesionales de la salud de la región de Los Ríos está impulsando un programa piloto para mejorar la calidad de los medicamentos que se entregan a los adultos mayores, portadores de patologías crónicas, que no saben leer ni escribir, y que están mal controlados.

Se trata del médico cirujano, periodista y MBA en salud, Miguel Angel Carrasco; el odontólogo y rehabilitador oral, Ricardo Neira, y la enfermera especialista en geriatría, Cecilia Vilches, todos alumnos del Magister en Gerontología Clínica de la Universidad Mayor.

Los profesionales aseguran que en Los Ríos existirían alrededor de 6 mil adultos mayores analfabetos. Un porcentaje importante de ellos son portadores de patologías como diabetes y/o hipertensión arterial y muchos de ellos pueden llegar a consumir hasta 20 comprimidos al día para tratar sus dolencias.

Al parecer, en Chile ser adulto mayor, analfabeto y enfermo crónico puede llegar a ser una especie de condena social, ya que “nadie verifica que aquellos que no saben leer ni escribir se tomen correctamente sus fármacos“, explica el Dr. Miguel Angel Carrasco.

La idea fue bien recibida por el Gobierno. El Seremi de Desarrollo Social de Los Ríos, Carlos Rolack, destacó que este proyecto podría generar un enorme impacto sanitario y económico para el Estado. “La Senadora Ena Von Baer ha entregado todo su respaldo a la iniciativa.”

UN PROBLEMA INVISIBLE

En Chile, alrededor del 25% de los mayores de 60 años son diabéticos y cerca del 75% hipertensos.

La idea se sustenta en dos pilares: La alfabetización sanitaria y el acceso a medicamentos combinados, los cuales pueden llegar a tener 3 principios activos en una sola tableta, y que están disponibles en el mercado. De esta forma se podría bajar la polifarmacia de la diabetes y la hipertensión arterial de 10 a 20 comprimidos al día, a sólo dos.

“Desde el punto de la seguridad social, podría interpretarse como una especie de negligencia que el Sistema Sanitario de Salud, que en Chile debe proteger a los adultos mayores enfermos y analfabetos, no está garantizando una prestación clínica capaz de cuidar y mantener sanos a este segmento poblacional”, concluyó Carrasco.

 

Print Friendly, PDF & Email