Piñerismo se da “vuelta la chaqueta” y cede ante la presión por Ley de Identidad de Género

Download PDF

“No nos quedaba otra, después de lo que pasó con ‘Una mujer fantástica’, lo único que nos queda es legislar”, señalaron en Chile Vamos.

El senador Andrés Allamand y el próximo ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, salieron a poner el pecho a las balas. Ambos se refirieron positivamente a la idea de obtener pronto un resultado legislativo en cuanto a la materia –que se encuentra en el Senado–. La medida buscaba blindar a Piñera ante las inminentes críticas por las dificultades que ha puesto la coalición de derecha para apurar la señalada ley

Después de los aplausos y las regadas felicitaciones en Twitter que recibió Una mujer fantástica postriunfo en los premios Oscar, el senador Andrés Allamand fue el primero en referirse a la Ley de Identidad de Género. “Es una legislación que debiera salir en forma rápida”, dijo el ex ministro a primera hora de la mañana de ayer. “En estos temas valóricos nunca hay consenso absoluto. Como todas las leyes, esta ha tenido idas y venidas. Ha sido una tramitación particularmente compleja, pero ya está”, señaló ante la expectación de quienes entendían que este es uno de los temas que estaba cerrado en la futura alianza de Gobierno y no precisamente en favor de su aprobación.

A comienzos de enero, la versión que trascendía desde Chile Vamos era totalmente opuesta a la que –como en efecto dominó– generó Daniela Vega, la actriz transgénero que no solo ayudó a conseguir una estatuilla para Chile, sino que, de paso, impulsó el debate sobre un proyecto que está hace 4 años en el Congreso. Entonces, el argumento de la alianza para rechazar la ley era que las iniciativas eran “malas”. Y aunque siguen siendo las mismas, un mes después, la derecha aparece en consenso.

Casi a la misma hora que Allamand hablaba en T13 Radio sobre la película y el proyecto de ley, el futuro ministro secretario general de la Presidencia, Gonzalo Blumel, hacía lo propio en Radio Duna: “Hay una necesidad de legislar en esta materia, sobre todo porque el cambio de género registral es engorroso y no está a la altura de lo que Chile necesita”, señaló Blumel en la emisora, donde también dijo que “la película nos plantea un desafío que tenemos que abordar y ese es el valor simbólico de Una mujer fantástica”.

La posibilidad de que la cinta de Sebastián Lelio ganara como mejor película extranjera, era casi segura o, al menos, era la favorita, por eso la reacción política no tardó en llegar. Nada es casual. Fuentes del piñerismo señalan que, a pesar del rechazo a la ley que se pretendía en enero, el éxito de la cinta presionó fuertemente sobre el tema. “No nos quedaba otra, después de lo que pasó con la película lo único que nos queda es legislar”, expresaron.

La senadora electa Ximena Rincón señaló que sería bueno que el nuevo Gobierno apoye la discusión haciendo avanzar la tramitación. “Si tenemos consenso, entonces demostrémoslo”, sostuvo. Y las presiones vinieron desde el mismo bloque del futuro Gobierno. La senadora y presidenta de Amplitud, Lily Pérez, usó su cuenta de Twitter, en la mañana de ayer, también para referirse al tema: “Orgullosa de ser una de las autoras de la #leyidentidad de género. El triunfo de Daniela Vega y el director Lelio visibiliza y permite a la gente conocer a las personas trans en su real dimensión”, escribió, sumando presión al tema al interior de la derecha. El diputado Vlado Mirosevic mira con extrañeza la defensa de la ley que ha hecho el futuro Ejecutivo. “Chile Vamos ha sido un obstáculo para la Ley de Identidad de Género, de hecho en el Senado fueron obstruccionistas en su tramitación, por lo que es una tremenda hipocresía que hoy se suban al carro de la victoria, después que han negado la dignidad a la comunidad trans en Chile”.

Según cercanos a Allamand, efectivamente el tema no acomoda en el sector, provoca ruido y lo que hicieron Blumel y el propio Allamand es parte de la estrategia de abrir la puerta y adelantarse a la presión. Si no decían nada, el tema se iba a convertir en una bola de nieve adentro de la UDI y en los sectores de RN que no apoyan el proyecto. Esto descomprimió y se adelantó controlar la presión pública.
Una papa caliente

Este martes, pasadas las 20:00 horas, la Presidenta Michelle Bachelet recibirá en La Moneda a parte del equipo de la película, visibilizando aún más la apuesta gubernamental por el proyecto –que busca la identidad de género como un derecho de todos y todas–, varias veces criticado por la derecha.

Sobre la ley, la vocera de Gobierno, Paula Narváez, planteó que “antes del receso parlamentario, nosotros logramos despachar ese proyecto de ley desde la Cámara de Diputados, por lo tanto, corresponde ahora su tercer trámite constitucional”.

Narváez también dijo que se están “haciendo todos los esfuerzos para que en esta semana podamos concluir efectivamente ese tercer trámite constitucional, que significa que lo aprobado en la Cámara de Diputados tiene que ser ahora visto en el Senado”.

Claramente el tema tendrá que ser abordado por el Gobierno siguiente y será la primera papa caliente que caerá en las manos de Piñera. Si bien hay militantes más progresistas, tanto en la UDI como dentro de RN existe un amplio sector conservador que se opone a la ley.

La senadora electa Ximena Rincón señaló que sería bueno que el nuevo Gobierno apoye la discusión haciendo avanzar la tramitación. “Si tenemos consenso, entonces demostrémoslo”, sostuvo. Y las presiones vinieron desde el mismo bloque del futuro Gobierno. La senadora y presidenta de Amplitud, Lily Pérez, usó su cuenta de Twitter, en la mañana de ayer, también para referirse al tema: “Orgullosa de ser una de las autoras de la #leyidentidad de género. El triunfo de Daniela Vega y el director Lelio visibiliza y permite a la gente conocer a las personas trans en su real dimensión”, escribió, sumando presión al tema al interior de la derecha.

El diputado Vlado Mirosevic mira con extrañeza la defensa de la ley que ha hecho el futuro Ejecutivo. “Chile Vamos ha sido un obstáculo para la Ley de Identidad de Género, de hecho en el Senado fueron obstruccionistas en su tramitación, por lo que es una tremenda hipocresía que hoy se suban al carro de la victoria, después que han negado la dignidad a la comunidad trans en Chile”.

En la comunidad trans también fue mirado como oportunista el súbito interés del piñerismo de hablar sobre la necesidad de la iniciativa, sobre todo tomando en cuenta que solo en diciembre del año pasado y en medio de un debate por las elecciones presidenciales, el Mandatario electo señaló que “muchos casos de transgéneros se corrigen con la edad” y agregó que “no podemos pretender que el género es algo absolutamente cambiable todos los días a la sola voluntad de las personas”.

Andrés Rivera, académico y consultor en Derechos Humanos e Identidad de Género, plantea que mientras en Chile Vamos prime la derecha conservadora, va a ser difícil avanzar. “Piñera ha tenido comentarios nefastos e inapropiados, basados en el desconocimiento e ignorancia del tema. Pensar que la identidad de género es una ‘ideología’, es desconocer los Derechos Humanos”, cierra Rivera.

En diciembre del año pasado el gobierno le puso suma urgencia al proyecto que luego fue aprobado en general por los diputados, en enero, pese a que el proyecto llegó al Congreso hace 4 años. Hoy la iniciativa se encuentra en su tercer trámite legislativo en el Senado y el rol del gobierno será crucial para su promulgación.

Mientras eso no pase, pese a la lluvia de felicitaciones, Daniela Vega tendrá que enfrentarse a discriminaciones tan cotidianas como la que contó en una revista: “Basta con que me ponga a hacer películas y ser reconocida en el mundo para tener la atención de una nación completa, pero ¿dónde están mis derechos? Yo salgo de Chile a representar a mi país con un nombre masculino en mi pasaporte”.

Fuente información www.elmostrador.cl

Print Friendly, PDF & Email