Pelusa Tiemann: La paillaquina que animó el Festival de Viña del Mar y fue figura del recordado “Música Libre”

Cultura Noticias destacadas Paillaco
Download PDF

Corría el año 1976 y Antonio Vodanovic iniciaba su reinado animando el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar; a su lado estaba  Pelusa Thiemann,  la paillaquina que llegó al escenario más importante de latinoamérica.

La increíble historia de Ana María Tiemann comenzó en Paillaco, hace 58 años. Hija de una conocida familia local, estudió la enseñanza básica en la Escuela Alemana y  partió a los 14 años a estudiar a Santiago,  donde su hermana Juana.

A pesar de la distancia, nunca perdió contacto con su familia, y viajaba los los veranos a ver a sus padres al sur.

“Pelusa” Thiemann de adolescente ya era una especie de celebridad.  Comenzó su carrera en televisión  cursando  cuarto medio,  en  un programa juvenil llamado El rincón de Pelusa.  Más tarde llegó a ser la última animadora que tuvo el mítico espacio  Música libre. Todo eso, antes del Festival.

“Yo era una niñita, me faltaban los chapes no más. A pesar de eso era bastante independiente, siempre conté con el apoyo de mi familia, pero la decisión de incursionar en el ambiente de la televisión y atreverme a animar la Quinta Vergara la tomé sola. Creo que no fue el momento preciso, porque había mucha efervescencia política. Además, en ese tiempo era diferente que ahora, el público era mucho más machista, sentía aversión por las mujeres que se paraban en el escenario”, recordó a El Mercurio a recordada animadora.
“Después del Festival me senté a analizar mi vida y a decidir qué era realmente lo que yo quería. Me di cuenta de que si trabajaba en la televisión, tenía que hacerlo profesionalmente. Entonces, o seguía en esto y lo estudiaba, o volvía a mi carrera original, enfermería en la Universidad de Chile. Volví. Terminé la carrera, estudié obstetricia en la Católica, me casé”, agregó Pelusa.

Viña tiene festival

Pelusa Tiemann tenía 19 años cuando subió al escenario de la Quinta Vergara. Fue la primera coanimadora de Antonio Vodanovic en 1976.

En su primera noche, Tiemann fue víctima de las pifias del público, ya que su inexperiencia fue algo que El Moustro  no perdonó.

Se subió al escenario en 1976 y la silbatina fue poderosa.  Ella no aguantó y se retiró del escenario. Antonio Vodanovic tuvo que animar en solitario el resto de esa jornada, y el resto de las noches del certamen.

Actualmente, Pelusa Tiemann vive en Iquique y desarrolla una exitosa carrera vinculada a la gestión clínica.

 

Print Friendly, PDF & Email