Los Trawün se han transformado en una excelente terapia de sanación para mujeres de la costa

Download PDF

Desde marzo se lleva a cabo esta iniciativa gestada por profesionales del Cesfam de Niebla y apoyada por la Seremi de Salud de Los Ríos.

Con la presencia de la secretaria regional ministerial de Salud, María Angélica Hildebrandt se llevó a cabo el octavo  Trawün o conversatorio que organiza la asesora cultural del Cesfam de Niebla, Eugenia Barrientos Nahuel junto a la asistente social Valentina Coronado y que la Seremi de Salud apoya a través del programa Salud y Pueblos Indígenas.

La actividad, tuvo lugar en el sector Punta Brava de Los Molinos, hasta donde llegaron cerca de 20 mujeres para compartir experiencias de vida, fortalecer lazos sociales y generar nuevos espacios de convivencia que se han convertido en una gran terapia de sanación para las participantes.

De acuerdo a lo vivido en esta actividad, la seremi Hildebrandt destacó y valoró que “desde el inicio del trawün, en marzo de este año, las asistentes han logrado avanzar en aspectos que para muchos, pueden ser sencillos, como el autoestima, la forma de expresarse y por sobre todo, su capacidad de relacionarse con sus pares al darse cuenta que muchas tenían experiencias de vidas similares o peores. Este tipo de conversatorios son un aliciente para fortalecer la salud mental y empoderamiento del género”.

Para la gestora de esta iniciativa, Eugenia Barrientos Nahuel, “el trawün ha sido un éxito. La disposición de las señoras ha sido excelente. Ellas lo único que quieren es conversar, porque para nosotros los mapuches el modo que tenemos es el nütram, el conversar”, explicó.

 La asesora cultural, cuenta que esta iniciativa nació luego que muchas mujeres de la costa, llegaran al Cesfam de Niebla a pedir hora al sicólogo y no se podía atender sus solicitudes por la falta de horas. De esta forma, surgió el trawün en la costa, una vez al mes, iniciativa que Barrientos Nahuel quisiera replicar en otras localidades de la región.

María Esquivel ha asistido a las ocho sesiones y durante este tiempo ha visto la evolución de las participantes. “Aquí llegaron personas sin hablar. No se animaban a contar su experiencia y cuando empezamos a hablar, había muchos llantos y risas”. Agrega que muchas veces, “uno juzga a las personas y no las conoces a fondo. A veces (esas personas) han sufrido cosas más terribles que uno. Algunas han vivido con sufrimiento, con desprecio, humillaciones, con golpes, manipulación, maltrato sicológico y físico. Estas son nuestras experiencias y también las temáticas que tratamos en el trawün. Y al compartirlo y hablarlo, el apoyo entre mujeres nos ha ayudado. Al final, en este trawün todas nos hemos sanado de algo”, finalizó. 

Print Friendly, PDF & Email