Fundador de ONG anti LGBT asume como jefe de la División Jurídica del Mineduc

Download PDF

Tomás Henríquez es un reconocido crítico en la derecha del proyecto de identidad de género y es cercano al ex candidato presidencial José Antonio Kast.

“La ideología de género, en lo concreto, es la imposición coaccionada de códigos de expresión. La obligación bajo sanción penal de tener que aceptar nuevas terminologías o pronombres para denominar a quienes se identifican como transgénero. Forzar a la población a tener que llamar y reconocer como mujer a quien es constitutivamente varón, pues mujer no es ya el ser humano que por su constitución física es apto para realizar la función sexual femenina”.

La reflexión es del entonces director ejecutivo de la ONG Comunicad y Justicia, Tomás Henríquez, quien hace un año analizaba en el sitio El Demócrata el proyecto de ley que regula la identidad de género, criticando duramente que se trata de una forma de “poder controlar como hablamos, y por extensión, cómo pensamos”.

Días atrás, Henríquez fue nombrado como nuevo jefe de la División Jurídica del Ministerio de Educación, donde afirma que su objetivo será “simplificar y desburocratizar los procesos a los que se encuentran afectos los distintos actores del sistema educacional”, lo que asegura hacía en la organización que dirigía hasta hace unas semanas. Sin embargo, el área educacional -según el sitio web– ha sido una de sus últimas preocupaciones

Entre las acciones públicas que hizo la organización bajo su mando se incluyó la presentación de una querella por prevaricación en contra de un juez suplente que dictó, a fines de 2016, una resolución histórica sobre una persona menor de edad que buscaba junto a sus padres cambiar su nombre registral y poder vivir su identidad de género. Comunidad y Justicia se querelló por prevaricación, es decir, por ir supuestamente en contra de la ley.

En mayo pasado, el dueño de una imprenta se negó a imprimir las invitaciones para una Unión Civil de una pareja homosexual, lo que terminó con una demanda por discriminación apoyada por fundaciones LGBT. Tomás Henríquez salió a defender al propietario del negocio, afirmando que “la objeción de la imprenta no es a atender a homosexuales sino a que la obliguen a participar de un acto que ellos consideran inmoral”.

Fuente www.eldinamo.cl

Print Friendly, PDF & Email