Frédérique Gudelj: Profesional de alto nivel llega a potenciar el trabajo con la juventud paillaquina.

Download PDF

www.lavozdepaillaco.cl quiso conocer más en profundidad a la joven belga Frédérique Gudelj, quien asumió la dirección de la Oficina de la Juventud de la Municipalidad de Paillaco.
Ella accedió de manera cordial a contarnos detalles de cómo se produjo su estada en Chile, de sus especializaciones y experiencia aquilatada en el tiempo.
Frédérique es docente de formación y posee un magister en literatura y lengua francesa, que realizó en su tierra natal. Bélgica. Además posee un segundo magister en enseñanzas en francés y español. Declara haber trabajado toda su vida con jóvenes y a su llegada a nuestro país lo hizo en el programa Acciona del Concejo de la Cultura y las Artes, donde conoció gran parte de la región, las doce comunas que la componen.
Coordinó muchos proyectos de fomento lector y proyectos sociales dirigidos principalmente a niños y jóvenes y dirigió voluntariados que pasaron a formar parte de su experiencia en nuestro país.
¿Cuál es tu trabajo específico en la oficina de la juventud?
R: En la oficina de la juventud la idea es que a partir de una jornada que hicimos cuando asumí el cargo, donde realicé un diagnostico a partir de esas inquietudes, vamos a armar un plan para este año 2016 donde serán incluidos encuentros como para el emprendimiento como Tierra de Jóvenes. También vamos a incluir campeonatos deportivos que vamos a organizar con los jóvenes, la idea es finalmente que los jóvenes se empoderen y me vengan a consultar cada vez que tengan una idea para encontrar la forma de concretarla y bajar fondos.
¿Cómo es que tú llegas a Chile como se dio esto?
R: Yo llegue a Chile hace 6 años, porque siempre me fascinó Latinoamérica y estaba buscando un lugar cuando estudie en Barcelona un tiempo en donde aprendí español. Vivía con una chilena y que siempre me hablaba de su país, de la cordillera, del sur y terminé llegando a la Alianza Francesa por una práctica en la Universidad Austral. Ahí trabaje durante dos años y después de proyecto en proyecto, postulación tras postulación, me fui quedando y amo profundamente este país y estoy feliz de poder poner en contribución todo lo que aprendí en gestión de proyectos, en técnicas como gestión cultural, marketing y bajar recursos.
Entendiendo que vienes de tierras lejanas ¿Cómo ves tú o más bien qué diferencia hay entre los jóvenes de tu tierra y los de Chile?
R: El ser de afuera no cambia en nada la esencia, los jóvenes son esperanzadores en mi tierra como acá, pero en el contexto en el que se insertan hace la diferencia. Los jóvenes aquí tienen un poco más de dificultades, es más complicado, hay menos apoyo del Estado… obviamente que las dificultades son económicas, son sociales y ahí es donde es importante finalmente agruparse, juntarse para generar reacciones, eso es lo que puede ser la diferencia.
En el contexto del trabajo ya desarrollado en Paillaco si ya tienes un diagnostico ¿Cuál es tu desafío o tarea que vas a desarrollar en el tiempo?
R: Yo creo que me encontré con una juventud que tiene muchas ideas en realidad, por donde encontré jóvenes que están llenos de sueños, tienen entusiasmo, también conocimientos específicos en cada una de las áreas con las que trabajan y creo que la dificultad en realidad es lograr canalizar todas esas esperanzas, todas esas ideas para llegar a concretar un plan de trabajo y aterrizar finalmente esos sueños en proyectos, en acciones concretas, para que este remolino finalmente llegue a ser algo concreto que apoye el desarrollo, yo creo que por ahí vamos y que falta poco.
Para serrar esta nota ¿Cuál sería el mensaje para la juventud y en específico y para la comunidad Paillaquina?
R: Yo creo que nunca hay que dejar de soñar, nunca hay que dejar de pensar que uno puede salir adelante, entonces a los jóvenes en particular mi mensaje es acérquense a la Oficina de la Juventud con cualquier duda, incluso si yo no las puedo tratar voy a redirigirles a profesionales que tengan más herramientas o servicios que tengan más competencia, pero que se acerquen para ver que se puede hacer juntos.

Por: Juan Vidal C.

FRÉDÉRIQUE GUDELJ 2

Print Friendly, PDF & Email