Familia de joven fallecido tras accidente laboral en fundo Cotrilla Paillaco exigen justicia.

Download PDF

Nuestro medio conversó con la Familia Santana Ailef, Padres del joven Felipe Santana Ailef fallecido el pasado 19 de agosto producto de un accidente laboral en la Hacienda Cotrilla, propiedad de Gustavo Rademacher en el sector de Los Esteros, en el límite que une las comunas de la Unión y Paillaco.
El joven de 19 años de edad, con domicilio en el sector El Maitén de la comuna de La Unión, falleció atropellado por una máquina Yale, cuando cargaba un saco de papas al interior de un galpón, momento en el que fue alcanzado en su pierna derecha por la máquina, siendo arrollado por ésta.
A más de dos meses del hecho, la familia clama por justicia.
El padre del joven, Rony Santana nos comenta “que al efectuarse el accidente no recibieron ningún tipo de llamada o aviso de lo ocurrido por parte de la empresa, si no que fue un compañero de labores de Felipe quien nos llamó diciendo que algo había pasado y que fuéramos al fundo”
“Durante esos días nadie de la empresa se hizo presente, ni siquiera una llamada telefónico. Luego, al término de su funeral – a la salida del cementerio – en ese mismo momento y con una falta de criterio considerable, se acercaron personas del Fundo a “Ofrecer” todo tipo de ayuda. No sabemos con qué intención. En esos momentos obviamente estábamos shockeados y como no era el momento para conversar, postergamos el tema”.
Su madre, Nancy Ailef nos señala que “posteriormente nos reunimos varias veces con el dueño del fundo, lamentablemente sin ninguna respuesta positiva o autocrítica.
Para él, fue un accidente y punto. Para mí, fue la vida de mi hijo, un joven de 19 años lleno de sueños y con un futuro por delante. “
Con una grandeza impresionante agrega: “(…)Pienso también en el conductor del Yale, – el cual fue detenido por cuasidelito de homicidio; quedando posteriormente en libertad y a la espera de la investigación de este accidente- él también debe estar sufriendo, debe tener una familia por la cual trabajaba, si las condiciones del lugar no eran las óptimas no puedo juzgarlo, trato de no sentir rencor al pensar que trabajaba por obligación así, porque era mandado por algún jefe que sabía de estas irregularidades. Nada recuperará la vida de mi hijo pero debe hacerse justicia”
Por su parte, la Directora Regional de Seguridad Laboral de Los Ríos, Paola Peña, confirmó la detección de faltas de seguridad en la empresa agrícola. La autoridad dijo que conocido el caso se dio aviso de inmediato a la SEREMI de Salud, quienes en una inspección preliminar evidenciaron el incumplimiento de requisitos necesarios para la seguridad de los trabajadores, como la falta de procedimientos de trabajo, la ausencia de espejo retrovisor en el vehículo y falta de la señalética necesaria que indica las áreas de trabajo.
Lamentablemente, la familia aún no cuenta con todos los informes de las entidades fiscales correspondientes, pero por la información que pudimos recabar y tenemos a la vista, podemos indicar las siguientes conclusiones asociadas al accidente:
– Falta de supervisión
– Falta de capacitaciones
– Yale sin sistema de espejos (a los costados ni retrovisor), baliza y alarma de sistema de alarma de retroceso
– No tomar las distancias necesarias cuando una máquina está en funcionamiento
– No demarcar las áreas de tránsito, tanto para el personal que transita como para las máquinas móviles que se desplazan por la dependencia
– Falta de iluminación (Sólo existe luz natural)
“Existen muchas pruebas, pero el proceso es lento, doloroso y aún no obtenemos respuestas. Es una vida, y pudo pasarle a cualquier otra familia” Nadie está libre de algo tan terrible como es la pérdida de un hijo, pero aquí existen responsables, por lo que exigimos justicia y que esto no quede impune”
“Nuestra familia, amigos, vecinos, quedaron afectados por el fallecimiento de Felipe. Agradecemos a cada una de las personas que aún nos apoyan y siguen preocupados de nosotros, especialmente a sus amigos, quienes pintaron un mural recordatorio de mi hijo. Y así siguen días tristes y penosos, saber que nuestro hijo no estará más, tratando de seguir adelante teniendo la convicción que con la ayuda de Dios aprenderemos algún día a vivir sin él”

Print Friendly, PDF & Email