Entregan recomendaciones en calidad de carnes de cordero

La voz de la región Noticias destacadas Utilidad Pública
Download PDF

Especialistas de INIA enfatizan aspectos para lograr un mejor asado de fin de año.

Las fiestas de fin de año son sinónimo del tradicional asado de cordero al palo en gran parte de la zona sur del país, incrementando el consumo de carne ovina y dinamizando la economía de muchos productores dedicados al rubro.

En tanto, para quienes buscan lograr un buen asado de cordero de cara a las fiestas de fin de año, es importante precisar algunas recomendaciones que especialistas del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) entregan acerca de la calidad de carnes ovina.

El doctor Rodrigo de la Barra, especialista genética animal, con vasta experiencia en producción ovina, y director regional de INIA señaló que dependiendo de las razas se logran diferentes productos a degustar.

En este sentido, “para los consumidores que prefieren corderos con mayor infiltración de grasa o que tienen familias más numerosas por ejemplo el cordero Suffolk es una buena elección, en tanto quienes desean también carne en abundancia pero con menor grasa sería mejor la carne de la raza Texel”.

Para quienes gustan de un cordero de tamaño medio y sabor intenso, cargado de identidad local el cordero de la costa de Osorno es una buena alternativa. En tanto, el cordero chilote es una interesante elección para los consumidores que buscan un animal más pequeño, de bajo contenido graso, y que además es toda una tradición en la zona.

El doctor Rodrigo Morales, especialista en calidad de carnes de INIA Remehue, recomienda elegir ejemplares jóvenes, ya sean ovejas o corderos de 3 a 4 meses, debido a que las razas que normalmente están disponibles en el sur de Chile tienen una importante influencia de la raza Suffolk que es bastante precoz.

El doctor Rodrigo Morales, agregó que en general la carne de cordero producida en zona tiene un rojo más intenso, y si la preparación es un asado al palo “se deberían elegir corderos con un peso vivo de entre 25 y 30 kilos, con una carne tierna y a la vez un nivel de cobertura de grasa necesario. Y requieren al menos de dos horas de cocción para conseguir un plato apetecido por la mayoría de las personas”.

Print Friendly, PDF & Email