EL Rol de la JUNJI en la actualización de las bases curriculares de la Educación Parvularia

Download PDF

Por Cristian Morales Oliva

Director regional JUNJI Los Ríos

Hoy por hoy, estamos viviendo un tiempo de profundos cambios en el sistema

educativo chileno, el que comienza en una demanda ciudadana que tiene

respuestas en una de las más grandes reformas del último tiempo, la Reforma

Educacional, impulsada por el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet Jeria.

En este marco de reforma, sin duda, la educación de primera infancia, se ha visto

altamente beneficiada, ubicándose entre las prioridades del programa de

Gobierno, a través de la creación de una nueva institucionalidad y el aumento de

cobertura, que permitirá que más niñas y niños accedan a la educación parvularia

y tengan igualdad de oportunidades desde el comienzo.

Con todo esto y con la reforma en marcha, el Ministerio de Educación, se

encuentra en pleno proceso de actualización de las bases curriculares de la

Educación Parvularia, el cual se está llevando a cabo a través de diálogos

participativos, que abren la reflexión y permiten repensar y asentar las nuevas

orientaciones para el currículum de la educación inicial.

En esta instancia de reflexión, nuestra institución ha tenido una participación

activa, liderada por los equipos educativos de los diferentes programas,

cumpliendo así un rol fundamental, basado en su experiencia técnico pedagógica

y en la calidad.

En este sentido y en la responsabilidad que se me ha mandatado, como director

regional de la JUNJI en la región, quiero relevar la importancia de la Junta

Nacional de Jardines Infantiles en la formación de ciudadanos y ciudadanas

durante casi medio siglo de historia. Así como también resaltar a la JUNJI como la

institución rectora de la educación parvularia en Chile, lo que la constituye en un

pilar sólido en la educación de niñas y niños, y en un actor clave para miles de

familias a lo largo y ancho de nuestro territorio.

Con el transcurrir de los años, se han realizado muchos cambios en pro de

mejorar la educación, pero ninguno tan importante como la Reforma Educacional

que impulsa la Presidenta Bachelet, quien será recordada por las futuras

generaciones por su invaluable aporte para la transformación de la sociedad.

Y es en este contexto que la Presidenta Bachelet, designó a María Isabel Díaz

Pérez, como la primera subsecretaria de Educación Parvularia, cargo que nace

tras la promulgación de la ley que crea la Subsecretaría y la Intendencia de

Educación Parvularia, que garantizará la calidad de la educación que reciben los

niños y niñas entre los 0 y 6 años. El año 2014, Díaz asumió como la encargada

del área de educación parvularia del Ministerio de Educación, para liderar el

trabajo técnico y legislativo del fortalecimiento de este nivel.

Es justamente bajo el alero de la Reforma Educacional, que se inicia la

Actualización de Bases Curriculares para la Educación Parvularia, un interesante

proceso de reflexión y consulta nacional para ajustar los fundamentos, la

organización curricular y los contextos para el aprendizaje de los párvulos,

ampliando la visión acerca de sus potencialidades y considerando su calidad de

sujetos de derechos. De tal modo, es esencial considerar que los procesos de

aprendizaje y desarrollo integral son de naturaleza interactiva, que no dependen

sólo de las potencialidades y características, necesidades e intereses de los niños

y niñas, sino que también de las oportunidades de aprendizaje que brindan y se

generan en estos contextos.

Sin lugar a dudas, que los cambios culturales, políticos y económicos de nuestra

sociedad nos hacen repensar la forma de educar a nuestros párvulos para poder

responder a las características y fortalezas de las niñas y niños de hoy. Las

nuevas herramientas tecnológicas y el avance en el conocimiento nos enfrentan a

un gran desafío, pero a la vez nos brindan una oportunidad.

Es por eso que la JUNJI está presente y a la altura de las circunstancias, con

equipos educativos altamente preparados para los cambios que Chile necesita:

entregar herramientas necesarias para asumir una vida responsable en una

sociedad libre, que propenda hacia el desarrollo integral de las personas, como

fundamento del sistema democrático, la justicia social y el progreso.

Print Friendly, PDF & Email