Denuncian a Tito Fernández por violación: músico se presentaba como líder espiritual

Download PDF

La mujer acusó que El Temucano le hizo “prestarle servicios sagrados”, que se traducían en jornadas de abuso en moteles y el Sindicato de Folcloristas.

Una mujer denunció al folclorista Humberto Baeza, conocido popularmente como Tito Fernández, “El Temucano”, por los delitos de abuso sexual y violación.

Según reveló un reportaje del diario La Tercera, la denunciante -que solicitó mantener su identidad en reserva- interpuso la querella el pasado 27 de agosto en el 7° Juzgado de Garantía de Santiago, la que fue patrocinada por el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (Sernameg).

La mujer relata que en 2009 ingresó al Centro Integral de Estudios Metafísicos (CIEM), que dirige el propio Tito Fernández y que fundó tras interiorizarse en conocimientos sobre astrología, esoterismo y espitiritualidad luego de una supuesta experiencia con Ovnis en Antofagasta en 1974.

Según el rotativo, este grupo se organiza en una pirámide jerárquica, donde en el primer nivel está “el maestro”, luego vienen “el instructor”, “los sacerdotes y las sacerdotistas” y “los vigilantes”. El eslabón más bajo son “los estudiantes de grado” y “los aspirantes”.

La denunciante llegó al lugar cuando tenía 33 años y confesó que “al principio me pareció que había encontrado una familia espiritual. Pero con el tiempo, y cuando pude conocer realmente al ‘maestro’, todo se derrumbó“.

Para la mujer, El Temucano “se rodeaba de un aura de poder místico” y explicó que dentro delCIEM había un grupo pequeño conformado sólo por mujeres, denominado Logia Tallis, que le debían respeto y obediencia.

En 2010, la denunciante fue convocada a una ceremonia de iniciación, donde la hicieron ingresar a una sala con los ojos vendados y arrodillarse ante Tito Fernández para jurarle “lealtad, obediencia, discreción y silencio”, mientras la golpeaban con una espada en el cuerpo. En esa ceremonia recibió el nombre de Jarhadira.

La mujer declara que fue abusada en cuatro ocasiones. La primera vez se remonta a marzo del 2010, donde se reunió en una sala del Sindicato de Folcloristas, ubicado en la calle Phillips, con la excusa de prestarle a Tito Fernández “servicios de carácter sagrado”.

Dos semanas después, El Temucano le ordenó ir juntos a un motel de calle Ejército con Toesca. En ese lugar “el sujeto sacó un cuchillo y lo posó en mi garganta, me hizo jurarle una vez más lealtad, obediencia y silencio”.

Me obligó a jurar tener siete encuentros sexuales más con él en ese lugar, amenazándome todo el tiempo con aplicar castigos si decidía desobedecerlo o relatar lo sucedido”, relata.

La mujer admite que en ese momento entró en “una dinámica de abuso de poder” que perduró por años, incluso después de retirarse de “esta mal llamada hermandad” el 11 de julio de ese mismo año, cuando decidió enfrentar a Tito Fernández.

Ella llegó al organismo dependiente del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género el pasado 13 de agosto, ocho años después, donde se entrevistó con un abogado e ingresó a un programa de reparación donde ya lleva 13 sesiones con especialistas.

 

Fuente información www.adnradio.cl  

Print Friendly, PDF & Email