Ciclo de teatro infantil sembró valores y robó carcajadas a más de 150 parvulitos de Paillaco

Cultura Educación Paillaco Sociales
Download PDF

Un total de seis obras infantiles pudieron ser apreciadas durante este año, por los parvulitos que asisten a las seis Salas Cunas y Jardines Infantiles Junji V.T.F. de Paillaco. La iniciativa fue posible, por segundo año consecutivo, gracias a la adjudicación de un nuevo proyecto financiado por el Fondart Regional.

“Niños y niñas disfrutan del teatro… segunda parte” es el nombre del proyecto que, en su segunda versión, incluyó material pedagógico y la participación de los padres y apoderados.

“Estamos muy satisfechos de haber cumplido con el objetivo que nos habíamos propuesto, que consistía en acercar la cultura a los niños y niñas, a través del teatro infantil. Ahora sentimos que el acceso a diversas actividades culturales está instalado y que ya es parte de las políticas de nuestros establecimientos”, señaló la coordinadora comunal de las Salas Cunas y Jardines Infantiles Junji V.T.F., Eugenia Martínez.

NUEVOS ESPECTADORES

“El Regalo”, “Melipilum y las liebres”, “Para cumplir nuestros sueños”, “La niña que riega la albahaca”, “Miti y mota” y “Una mañanita partí”, fueron las obras que sorprendieron y robaron carcajadas a los más de 150 niños y niñas asistentes, entregándoles valores como la amistad, el compañerismo y la interculturalidad, a través de ejemplos sencillos, pero muy bien interpretados.

Eugenia Martínez explicó que esta segunda versión involucró la participación de las familias, para que la experiencia fuera más significativa y pudiera ser comentada en los hogares. Además, incluyó un cuadernillo, donde a través de dibujos, niños y niñas reforzaron los aprendizajes adquiridos.

“Es la primera vez que presencio una obra de teatro y estoy muy contento, porque pude acompañar a mi hija”, comentó Jorge Aguilar, apoderado de Pewma Pichiche de Itropulli. Por su parte, Saúl Jaramillo, apoderado de “Luz de Esperanza” de Paillaco, destacó que la experiencia le pareció muy entretenida, porque los niños disfrutaron y entendieron el mensaje y los padres vivieron un momento de distracción.

“Desde la ejecución del primer proyecto hasta la finalización del éste, hemos observado cómo niños y niñas se han educado como espectadores; cuando llegan al auditórium saben que tienen teatro, se mantienen en sus asientos y participan cada vez que los actores los involucran en las obras. Este tipo de actividades ayuda a fortalecer su lenguaje y les crea el goce estético por distintas manifestaciones artísticas, algo que nosotros deseamos enfatizar desde la cuna”, expresó Martínez.

Print Friendly, PDF & Email